TOXINA BOTULÍNICA O BÓTOX

Bótox. Tratamiento estético facial

Se conoce como Bótox a la infiltración de toxina botulínica de tipo A. Está indicado para el tratamiento estético de las arrugas faciales como consecuencia de la expresión y mímica de la musculatura facial. La toxina botulínica actúa relajando esa musculatura. No tiene ningún efecto a nivel general, ni es tóxico para el paciente.

¿Para quién está indicado?

La toxina botulínica está indicada para aquellos pacientes jóvenes con primeras arrugas de expresión y en personas de edad combinado con otras terapias como los productos de relleno.

¿Cómo actúa el bótox?

La aplicación de bótox en el rostro actúa haciendo desparecer las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y de la frente. Eleva ligeramente las cejas hacia arriba y da un aspecto más relajado y joven a la cara.
Sin la expresiones de la gestualidad, el rostro adquiere un aspecto “descansado”.

¿Tiene algún efecto secundario o está contraindicado?

Aparecen pequeños hematomas durante unos días que son fáciles de ocultar con maquillaje.
No requiere pruebas alérgicas. Está contraindicado en el embarazo y la lactancia y en pacientes tratados con anticoagulantes o que padecen coagulopatías. Se examina la zona por si existiese infección u otros problemas.
Al contrario que otras tratamientos, se puede aplicar en cualquier época del año.

¿Qué resultados puedo esperar?

Los resultados son visibles entre el 3º y 5º día y definitivos en 10-15  días.
Sus efectos duran entre 3-5 meses dependiendo del grado de fortaleza muscular (a mayor gestualidad menor duración). Por tanto, las sesiones se realizan a partir de ese período de tiempo.