PEELINGS: Manchas, arrugas y cicatrices

Peeling facial para rejuvenecimiento de la piel

El peeling quimico es un tratamiento médico-estético que consiste en la eliminación de diferentes capas de la piel, más o menos profundas según el tipo de sustancia utilizada, para obtener una mejoría en la textura, color y luminosidad de la piel. Se obtiene un efecto tardío de renovación de la matriz dérmica y de esta forma elimina defectos estéticos como manchas, arrugas y cicatrices.

El peeling puede ser superficial, medio o profundo. Debe ser un tratamiento personalizado para cada paciente cuya intensidad debe estar relacionada con la profundidad de las lesiones.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento es rápido, simple e indoloro.
Se realiza en consulta y no necesita anestesia.
Debe realizarse en los meses de menos luminosidad solar del verano.

Como comentamos antes, cada tratamiento es personalizado. Consiste en la aplicación de un producto químico sobre la piel que provoca una exfoliación cuya intensidad dependerá del tipo de producto utilizado. Se utilizan diversas sustancias: ácido tricloroacético, ácido salicílico, ácido azelaico, ácido glicolico, ácido kójico…

¿Tiene algún efecto secundario o está contraindicado?

La vida social normal puede verse ligeramente alterada durante aproximadamente una semana.
Según el tipo de peeling e intensidad del tratamiento aparecerá enrojecimiento en la zona más o menos intenso y puede haber una descamación hacia los 3 días con una duración de 2-3 en el caso de superficiales y hasta 7-10 días en medios.
Siempre se realizar un examen médico del paciente. En todo caso está contraindicado: en caso de intervención quirúrgica en la zona a tratar sin haber transcurrido al menos 4 meses, pieles hipersensibles, muy atópicas o con herpes activo.

¿Qué resultados puedo esperar?

El peeling superficial hace desaparecer arrugas finas, manchas y acné en pacientes que no desean o no pueden permitirse una descamación visible, ya que sólo deja un ligero enrojecimiento que desaparece en varias horas. Se aplica en intervalos de 2-3 semanas.

El peeling medio borra las arrugas superficiales así como las lesiones pigmentadas extendidas y el acné en fase activa. Aparece un enrojecimiento mayor y una descamación más visible, desprendiéndose pieles secas. Prácticamente no altera la vida social normal. Puede realizarse cada mes, hasta 3, y luego a los 4 o 6 meses como refuerzo. Puede también combinarse o intercalarse con superficiales, sobre todo en épocas de mucho sol donde es menos recomendado. Es importante que se tenga una preparación previa con tratamiento domiciliario de noche para “entrenar” la piel y sea menos reactiva a los tratamientos, así como para disminuir el riesgo de hiperigmentaciones.

El peeling profundo elimina las arrugas más marcadas, el fotoenvejecimiento de grado medio/ alto, el acné en su estado cicatricial y la pigmentación circunscrita. Requiere de un tratamiento hospitalario y si bien sus resultados en una sesión son muy buenos, implica mayor reacción de la piel y tiempo de recuperación, comprometiéndose la vida social varias semanas.

En cualquiera de los casos la protección solar frecuente es imprescindible.