HILOS TENSORES: Lifting sin cirugía

Hilos tensores rejuvenecimiento facial

Los hilos tensores son una innovadora técnica de lifting tradicional sin cirugía. La implantación de hilos de Polidioxanona (PDO) hace que se forme una malla vectorial que actúa como soporte de los tejidos. De esta manera se tensa y redensifica la piel sin suturas ni marcas, a la vez que favorece la producción natural de colágeno. Hoy día es uno de los tratamientos más demandados y la mejor solución para la flacidez del rostro y de antienvejecimiento.

¿Cómo es el tratamiento?

Se distribuyen los hilos PDO con una aguja fina en el tejido subcutáneo, en un sentido y en el contrario formando un mallado. Según la zona se utilizarán diferentes tamaños de aguja.
El procedimiento es sencillo, seguro y rápido. Aproximadamente entre 30-60 minutos.
Se utiliza anestesia local para evitar cualquier molestia y en régimen ambulatorio.

Los hilos tensores está indicado para el rejuvenecimiento de la piel, mejora de la flacidez, elevación de mejillas, recuperación del óvalo facial, mejorar los surcos nasogenianos, borrar las líneas de marioneta, reafirmar el cuello, elevar las cejas, mejorar las arrugas del contorno de ojos y código de barras.

¿Tiene algún efecto secundario o está contraindicado?

Como en cualquier tratamiento inyectado puede aparecer algún hematoma, que desaparece a los pocos días.
Puede tener algunas molestias los días siguientes a la sesión pero podrá reincorporarse a su vida diaria de forma inmediata.
Se desaconseja este tratamiento si está embaraza o en período de lactancia.
El equipo médico analizará previamente si sufre alguna infección u otras incompatibilidades.

¿Qué resultados puedo esperar?

Los hilos empiezan a actuar inmediatamente y llegan a su momento álgido a los 2-3 meses.
Notará una mejora sobresaliente en la densidad y flacidez de la piel.
Define y marca las zonas tratadas como el mentón, las mejillas, surco nasolabial, cola de cejas y cuello.
Según la cantidad y tipo de hilos utilizados es su efecto, estabilizándose hacia los 4 a 6 meses, y pudiéndose prolongar hasta los 12-18 meses con tratamientos de refuerzo.