CARBOXITERAPIA FACIAL: Flacidez, rejuvenecimiento y papada

Carboxiterapia facial para rejuvenecimiento

La carboxiterapia facial consiste en la aplicación de microinyecciones de CO2 suministrado por vía subcutánea y percutánea. Al introducir CO2 los vasos sanguíneos se dilatan y provocan la oxigenación del tejido. En consecuencia se consigue mejorar la circulación, la elasticidad cutánea y la reducción de la adiposidad localizada.

El efecto más precoz que se obtiene es en la flacidez, con una mejoría de la elasticidad cutánea con un aumento en el grosor de la piel y mejor distribución del colágeno.

¿Cómo es el tratamiento?

La administración de CO2 se hace por vía subcutánea con una aguja muy fina. El gas es eliminado por el cuerpo después de un tiempo. No es necesario hacer reposo o cualquier tipo de tratamiento complementario.
La duración puede ser de unos 15-20 minutos dependiendo del área a tratar.
Se recomiendan 10 sesiones, 1 sesión semanal en zonas corporales y cada 2 semanas en facial.

Por oxigenar y revitaliza tu piel, también está indicado para el rostro, ojeras, cuello y escote.

¿Tiene algún efecto secundario o está contraindicado?

Después del tratamiento se puede tener una sensación de peso, así como de escozor leve en la zona tratada que desaparecen al cabo de unos minutos.
Puede aparecer algún pequeño hematoma en los lugares de punción que desaparecen entre 7 y 10 días.
Está contraindicado en casos de insuficiencia renal, respiratoria y cardiaca grave, embarazo, flebitis, gangrena, hipertensión severa y epilepsia.

¿Qué resultados puedo esperar?

La carboxiterapia facial consigue resultados rápidos y visibles. Mejora el aspecto general del rostro con flacidez y acúmulo graso debido a que mejora la microcirculación local y mejora las síntesis de fibras elásticas y colágenas.
Actúa en la mejoría del tono y elasticidad de la piel.