MAMOPLASTIA DE REDUCCIÓN de pecho

Cirugía de reducción de pecho en Zaragoza

La mujeres con mamas grandes pueden presentar trastornos funcionales como dolores de espalda, problemas respiratorios, alteraciones de la posición de la columna vertebral o irritaciones de la piel debajo de la mama. Existen además motivaciones psicológicas que pueden llevar a las mujeres a someterse a una mamoplastia de reducción.

La mamoplastia de reducción o reducción de mamas es la técnica quirúrgica que modificará la forma y tamaño de la mama para adecuarla a esos requerimientos estéticos o funcionales de la paciente.

Intevención

Antes de la operación, el equipo médico evaluará tu estado de salud y los objetivos a alcanzar. A raíz de esta evaluación previa, te informará de las técnicas disponibles y de todo el proceso que conlleva para que tú tomes una decisión informada.
La cirugía se realiza en quirófano, de clínica u hospital. La estancia en hospital varía entre 2-3 días en el caso de reducción de mamas.
La operación se realiza bajo anestesia general.

Aunque siempre va a depender del tamaño del pecho y tipo de técnica elegida, por norma general las incisiones ser realizan alrededor de la areola, en horizontal y vertical. Estas incisiones permitirán la extracción del exceso de piel, grasa y tejido mamario. En este proceso el cirujano recoloca el pezón a la nueva posición correcta y remodela la mama remanente. Es posible que se recomiende la liposucción en el área en caso de pechos grandes a causa de grasa acumulada.

Postoperatorio

Será normal sentir molestias en los días posteriores que se aliviarán con los medicamentos que prescribirá el equipo médico. Asimismo serán necesarios unos cuidados específicos con las indicaciones idóneas para una correcta evolución.
A los pocos días de la operación, se retirarán los vendajes y se sustituirá por un sujetador especial para que tu recuperación sea más rápida y los senos estén en su lugar.
La reincorporación a la vida normal, salvo ejercicios bruscos, se hace de forma paulatina a partir del tercer día. Podrá incorporarse al trabajo a las 2-3 semanas. En todo caso, debe informar al equipo médico de cualquier anomalía o molestia.

Riesgos y garantías

Con el equipo técnico y profesional adecuado, la mamoplastia es una técnica segura. Como cualquier intervención quirúrgica lleva asociada riesgos y que puedan surgir complicaciones.
Las cicatrices de la mamoplastia de reducción serán permanentes y visibles, aunque se disimulan bajo el sujetador o el bikini.
Tras una reducción, según el tipo de técnica utilizada, puede haber problemas de lactancia materna en el futuro.

¿Qué resultados puedo esperar?

Los resultados y las expectativas van de la mano en la reducción de pecho. Si las expectativas son realistas e informadas con anterioridad, los resultados serán satisfactorios. El cambio de imagen requiere un período de adaptación y las cicatrices al cabo de meses irán atenuándose