LIFTING FACIAL: Estiramiento facial

Lifting facial. Cirugía estética MAVE


Con el paso del tiempo, la aparición de arrugas y pliegues a nivel facial son síntomas propios del envejecimiento. Influyen factores intrínsecos como es la atrofia de tejidos y otros factores externos como la radiación solar, la gravedad o el estrés. No se puede detener el proceso de envejecer pero sí sentirnos bien  mejorando los signos más visibles del envejecimiento.

El lifting (de cuello y cara) es un procedimiento quirúrgico que permite mejorar el aspecto facial tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de grasa y redistribuyendo la piel de la cara y el cuello. No se trata de estirar la piel sino de recolocarla (reposicionar y elevar los tejidos que han descendido)

El objetivo de MAVE con esta técnica es lograr un rejuvenecimiento natural y elegir el procedimiento más adecuado según las necesidades específicas de cada paciente.

¿Cómo es la intervención?

En una primera consulta, equipo médico hará una valoración del paciente. Se hará un diagnóstico previo con el análisis de cara, incluyendo piel y estructura ósea, para señalar la mejor opción quirúrgica. Asimismo se tendrá en cuenta el estado de salud general y se indagará en los hábitos del paciente que puedan influir.
MAVE  en todo momento le facilitará la información detallada y precisa para su seguridad en el proceso.
El lifting se realiza en quirófano, en clínica u hospital. Por regla general se pasa la misma noche de cirugía en el hospital.
La anestesia es general y, en casos menos complicados, bajo anestesia local con sedación.
La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varian mucho . En ocasiones se realizan incisiones cortas para un ligero reposicionamiento de los tejidos.

El lifting cervicofacial define el óvalo del rostro sin que caigan sobre él las mejillas. Generalmente se separa la piel de la grasa y los músculos subyacentes. La grasa se extirpa alrededor del cuello y la barbilla para mejorar el óvalo. Posteriormente se tensan los músculos subyacentes y la piel, extirpándose la que sobra.
El lifting frontal mejora las arrugas de la frente. La piel de esa zona se separa de las estructuras subyacentes, resecando los músculos responsables de las arrugas y el exceso de piel.
La duración de la cirugía es variable, entre 2 y 4 horas, dependiendo si hay otros procedimientos asociados y de la zona a tratar.

Postoperatorio

La sensación de tensión o zonas de piel adormecidas es normal tras la cirugía e irá disminuyendo con el paso de las semanas.
La inflamación de los tejidos desaparecerá generalmente tras las primeras 2 semanas.
Los vendajes se retiran entre el 1-5 día tras el lifting.
Las suturas se retiran a los 7-8 días.
En condiciones normales el paciente podrá incorporarse a su vida normal a las 2 semanas de la cirugía.
En MAVE le indicaremos las pautas adecuadas para su recuperación (descanso, evitar la exposición solar y los baños de vapor).

Riesgos y garantías

Con el equipo técnico y profesional adecuado, los riesgos específicos de esta intervención son poco frecuentes. Sin embargo, puede presentarse alguna complicación como los hematomas o la afectación de los nervios que controlan los músculos faciales, casi siempre de forma temporal. La cicatrización anómala o la pérdida de piel en los bordes de la herida son complicaciones posibles y más frecuentes en pacientes fumadores.

¿Qué resultados puedo esperar?

El resultado del lifting es muy satisfactorio. Se logrará un rejuvenecimiento natural manteniendo la expresividad. La edad aparente seguirá retrasada durante mucho tiempo en relación a la edad cronológica. Según la edad y condiciones previas puede no ser definitivo. Los liftings en promedio duran de 8 a 15 años, mejoran condiciones en un momento puntual pero no paran el proceso de envejecimiento, la mejoría puede mantenerse y retrasarsen los requerimientos quirurgicos con tratamientos complementarios medico-estéticos). Con el tiempo se puede estar en mejores condiciones que si no se hubiese realizado.